Qué son los PUNTOS MAGENTA

Los puntos de encuentro Magenta

Los puntos de encuentro Magenta es el primer recurso que persigue garantizar la seguridad y el bienestar de aquellos denunciantes de corrupción que pueden verse afectados por la irrupción en sus vidas de su posición como whistleblowers. En ellos se lleva a cabo la supervisión de su salud mental i física, recursos psicológicos, jurídicos, económicos y técnicos, proporcionando un lugar neutral de refugio que permita prevenir situaciones de acoso y violencia, garantizando que el cumplimiento real legal y que no suponga una amenaza y evitando manipulaciones y conflictos

 

Qué permiten además los Puntos de encuentro Magenta

Permiten la detección de determinados problemas que aparecen al estar inmerso en situaciones conflictivas sociales. El rechazo, la incomprensión, el abandono, el dolor que no pueden verbalizar en público acaban siendo problemas emocionales como tristeza y llanto, problemas de conducta, baja autoestima y en más de un caso, suicidio. Además, cuando el conflicto es reciente, se observa en la mayoría de los casos sentimientos de culpabilidad. Al tratar de averiguar la causa de la la caída en esa especie de pozo sin fondo, en muchas ocasiones se culpan de ello a sí mismos, imaginando, por ejemplo, que se debe a su anormal comportamiento. Se observan trastornos psicológicos específicos, por ejemplo sintomatología depresiva, niveles altos de ansiedad, o trastorno de ansiedad. Muchos de los denunciantes de corrupción acaban teniendo graves problemas familiares.

El estudio de cada caso y la planificación de las pautas a seguir para cada denunciante de corrupción, posibilitan la mejora de la relación social y de su fuerza interna personal. La intervención de punto de encuentro permite una mayor normalización de la situación crítica en la que viven, así como la eliminación de creencias autoinculpatorias.

Los puntos de encuentro Magenta un lugar para compartir

El momento de inflexión y superación, es poder compartir el aislamiento, el que «sólo te pasa a tí». hay que dejarse acompañar de otros que entiendan, reconozcan y ayuden a salir de ese pozo autoinculpatorio. Deben tratarse de nuevo los valores, que ser denunciante de corrupción no es una carga ni una desgracia, sino que es el fruto, y bueno, de los principios morales que tiene cada uno instaurados en sí, porque ellos serán la única razón y respuesta.

Así que, como consejo general, en la situación de un denunciante de corrupción es prioritario que se recurra también al especialista para que haga un diagnóstico y ayude de la manera que éste crea más conveniente. Muy pocos médicos, psicólogos, abogados o periodistas saben cómo tratar al whistleblower. Es importante acudir al profesional preparado para ello.

Puntos Magenta, la lucha contra el acoso

Se puede clasificar de dos maneras: según la posición jerárquica o según el objetivo.
Dependiendo de la posición jerárquica, el acoso puede ser el llamado acoso horizontal que este tipo de acoso se caracteriza porque el acosador y la víctima se encuentran en el mismo rango jerárquico. Es decir, que suele darse entre compañeros de trabajo, y las repercusiones a nivel de psicológico para la víctima pueden ser devastadoras. Las causas de este tipo de acoso laboral pueden ser muchas y variadas, aunque las más comunes son: para forzar a un trabajador o funcionario a conformarse y acatar determinadas normas no escritas.

El acoso vertical recibe este nombre porque o bien el acosador se encuentra en un nivel jerárquico superior a la víctima. Es el acoso por parte de su nivel jerárquico superior, porque éstos son los que están cómodos con la corrupción de la institución y el whistleblower es asumido como un peligro y una pieza a cazar. Se usan to todos los recursos técnicos y jurídicos de la institución contra el denunciante de corrupción buscando, además su ruina económica además de la moral.

Se emplea para que la persona acosada entienda que debe “entrar en el molde”, porque si no lo hace será castigada y vejada. Pero con este tipo de acoso no solo se infunde miedo en las víctimas, sino que también advierte a los demás compañeros de lo que podría sucederles de actuar así, creando un clima laboral en el que nadie se atreve a llevar la contraria al superior.

Puntos Magenta: No hay un solo camino

De la misma manera que compartir es la solución personal para muchos denunciantes de corrupción, compartir también es una solución para los técnicos de defienden a éstos. Se comenten habitualmente contra los mismos no sólo delitos de mobbing, sino de suplantación de su personalidad, contra su buen nombre e imagen pública o vulneración de sus comunicaciones. La indefensión moral y económica a las que se les somete les hace indefensos frente a esos delitos. Peritos de las TIC y juristas tienen mucho que ofrecer en ese sentido.

Puntos Magenta: No sólo para las personas físicas

Muchas empresas son perjudicadas gravemente en su economia por los episodios de corrupción. La problemática señalada en los puntos anteriores, el sufrimiento, la vejación, también se ceba en ellas. La lucha contra la mordida empresarial, las puertas giratorias, los concursos amañados y dirigidos son pieza clave de la lucha contra la corrupción. El punto Magenta debe apostar también por considerar la empresa, la persona jurídica, víctima de las prácticas irregulares.

Los principales afectados por la corrupción son las pequeñas empresas y profesionales que quedan incapacitadas de acceder a la contratación pública, que ha quedado en manos de “profesionales” que después subcontratan a precios de ruina, y al mismo tiempo son los que pactan “sobreprecios”.

Puntos Magenta: Un plus de seguridad

Uno de los objetivos del punto magenta es dar un plus de seguridad física y tecnológica a los afectados que lo necesiten, mediante la aportación de técnicos especializados en autoprotección, ciberseguridad y preconstitución de prueba. Las comunicaciones entre whistleblowers, los profesionales que les dan soporte y entre puntos Magenta deben ser lo más seguras posibles.

En una segunda fase, la existencia de pisos de protección de denunciantes para los casos más agudos, puede darles la seguridad y tranquilidad necesaria.

Puntos Magenta: Un plus de anonimicidad

Una de las armas más utilizadas por la corrupción es precisamente el uso de los procedimientos judiciales retorciendo en derecho con jueces que cuanto menos desprecian al denunciante de corrupción, y lo ven como un enemigo. No les importa formar parte del agresivo comportamiento contra ellos. Punto Magenta debe elaborar informes contrastados sobre qué partes de la Administración pública es reacia a la transparencia y a la proteccion de los “whistleblowes”.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies