Más Seguridad

Si eres ya denunciante de corrupción, o te ves obligado a serlo, lee los siguientes diez consejos

 

Primero: Ponte en contacto con otros denunciantes de corrupción, su ayuda te será inestimable. Pero sé prudente y no les atosigues, ellos pasan por su problema.

Segundo: No te fíes ni de fiscales, jueces, magistrados o policías. La realidad nos dice que ellos son los primeros en parar cualquier denuncia de corrupción. Unos, porque a pesar de su buena fe están desbordados y otros porque se deben políticamente a sus superiores o a los políticos que directa o indirectamente les han nombrado.

Tercero: No utilices un solo canal de denuncia, y si puedes, que alguno de ellos sea de la UE o alejado de donde se encuentra la corrupción.

Cuarto: Los abogados conocen las leyes y pueden ser de gran ayuda; pero no son ni tu sicólogo ni el financiador de tu situación. El te ayudará, y mucho, pero también come. Intenta ayudarlo lo más posible. Esta es una especialidad nada fácil, que tu abogado se ponga también en contacto con compañeros que conocen.

Quinto: La primera reacción en cuanto hayas denunciado, será la insolidaridad de muchos de tus compañeros y la incomprensión de tus amigos. Estate preparado para ese momento. Sencillamente, tienen más miedo que tú.

Sexto: Acude a los puntos Magenta que se están creando por el territorio; es muy importante compartir experiencias y vencer la sensación de soledad.

Séptimo: Mira de asegurar tus comunicaciones, usando correo seguro, un segundo teléfono y todo aquello que la tecnología pueda ayudarte. Tenemos, peritos y mucha gente especialista en esta área que te pueden ayudar y también empresas de telecomunicaciones amigas que te darán ese plus de seguridad

Octavo: Ser públicamente un denunciante de corrupción comporta un fuerte desgaste psicológico y moral. Trabájalo como los deportistas de élite, con un psicólogo desde el primer momento.

Noveno: Tampoco te fíes de los periodistas; sobretodo los de los grandes medios. Normalmente sus empresas están vinculadas a los grandes corruptores. En el proyecto tenemos un equipo de periodistas, contrastados de tiempo, que pueden ayudarte.

Décimo: Explica cuanto antes tu situación a la familia más próxima. Pueden ser tu gran soporte.